Artware 5

ICPNA - Lima, Perú - Mayo 2009

La revolución digital obliga a los artistas a experimentar y a seguir caminos ramificados, sin la posibilidad de reconocer de antemano las ramas estériles y las que llevan a resultados significativos. La incertidumbre y el error son parte de la experiencia del arte tecnológico. En efecto, son pocos los artistas que se percatan y enfrentan la contradicción entre las tecnologías de la información y la tradición estética existente y que tratan de resolverla en modo auténticamente digital (es decir, sin simular simplemente lo analógico). Ahora, el cambio de paradigma artístico que la investigación estética de lo digital requiere no es solo formal, sino que tiene que hacerse en la propia vida del "artista", reformulando su relación con la sociedad y la cultura.

Lciones concretas de la estética digital y por el otro, encontrar estrategias prácticas que permitan hacer "arte" sin convertirse en el paje de los coleccionistas, de los museos, de los curadores y de los eventos internacionales. Como en el renacimiento, cuando ser artista era ser científico, investigador, teórico y comunicador, el artista digital debe ser capaz hoy de conjugar interdisciplinariamente y en modo paralelo saberes diferentes. Felizmente, la tecnología ayuda en esta tarea que parece demasiado compleja, pues el software es investigación científica y tecnológica, pero, al mismo tiempo, instrumento de comunicación y herramienta poiética y didáctica.

A pesar de esto, hay que decir que la investigación en el arte, en cuanto estética y no social o política o científica, apela a un campo que le es propio y que, por cuanto abierto, tiene un horizonte definido y un marco teórico/operativo específico. Este horizonte es la forma. Hay que decir que la belleza y el orden no son decoraciones dependientes de la percepción sensorial: por forma y belleza entendemos no solo el aspecto exterior de las cosas, ya que el concepto de forma abarca prioritariamente su mismo proceso generativo y sus apartados epistemológicos y tecnológicos. Los artistas que aquí se presentan antes el público peruano, confirman que la forma no es un obstáculo ni una restricción. Y demuestran que la forma tecnológica implica investigación original, compromiso con el saber, con la comunicación del conocimiento, con la creatividad y con la educación. Por esto es importante notar, en estas obras, dos aspectos. Primero, el énfasis en el software, en la programación y en el uso alternativo y original de las herramientas digitales. Segundo, el desarrollo de tecnologías propietarias, que a menudo permiten declinar las aplicaciones prácticas, como la arquitectura, con la experimentación lingüística y el afán educativo. En este sentido, algunos sectores del mundo académico se presentan como los lugares privilegiados donde el nuevo arte podría estar surgiendo.
Marco Teórico
Statement

img
img
img

Curaduría

Umberto Roncoroni

Exposición internacional

  • Manfred MohrAlemania
  • Paul PrudenceInglaterra
  • Universidad San Martin de PorresPerú
  • Universidad del Salvador Argentina
  • Umberto Roncoroni Italia
  • Philip GalanterUSA
  • Makoto Sei Watanabe Japan
  • Realidad VisualPeru